Ropa ¿ Deducible o no?

Ropa ¿ Deducible o no?

 

Un tema siempre controversial, nos referimos a la deducibilidad de la ropa y calzado.

Pongamos un ejemplo: Una empresa donde le da como prestación uniformes de trabajo a todos sus empleados, en este caso si es estrictamente indispensable, puesto lejos de ser una imagen, le sirve a muchos de sus empleados en el proceso productivo en cada uno de sus departamentos, esto conforme al 25, en unión del 27 F-I, 147 , de la ley de impuesto sobre la renta.

En otro orden de ideas, cuando un profesional adquiere trajes de renombre, armani, Gucci, consideramos no es procedente, en virtud de que es ” un lujo “, aun y venda ” imagen  en sus servicios “, resulta inconcuso, puesto el multicitado lujo no es estrictamente una erogacion que sea en base a un proceso productivo, mucho menos que sea una deducción personal, aun y cuando en algunos casos la autoridad los considera como buenos, pero en otras veces resulta lo opuesto.

Hay otra figura donde si puede hacer al 100% deducible la ropa, calzado, inclusive los alimentos: Sociedad conyugal.

[TA]; 9a. Época; 2a. Sala; S.J.F. y su Gaceta; Tomo XX, Diciembre de 2004; Pág. 565

RENTA. INTERPRETACIÓN DEL TÉRMINO “ESTRICTAMENTE INDISPENSABLES” A QUE SE REFIERE EL ARTÍCULO 31, FRACCIÓN I, DE LA LEY DEL IMPUESTO RELATIVO (LEGISLACIÓN VIGENTE EN 2002).

El precepto citado establece que las deducciones autorizadas por el título II, relativo a las personas morales, entre otros requisitos, deben ser “estrictamente indispensables” para los fines de la actividad del contribuyente. Ahora bien, la concepción genérica de dicho requisito se justifica al atender a la cantidad de supuestos que en cada caso concreto pueden recibir aquel calificativo; por tanto, como es imposible definir todos los supuestos factibles o establecer reglas generales para su determinación, dicho término debe interpretarse atendiendo a los fines de cada empresa y al gasto específico de que se trate. En tales condiciones, el carácter de indispensable se encuentra vinculado con la consecución del objeto social de la empresa, es decir, debe tratarse de un gasto necesario para que se cumplimenten en forma cabal sus actividades, de manera que de no realizarlo, éstas tendrían que disminuirse o suspenderse; de ahí que el legislador únicamente permite excluir erogaciones de esa naturaleza al considerar la capacidad contributiva del sujeto, cuando existan motivos de carácter jurídico, económico y/o social que lo justifiquen.

SEGUNDA SALA

Amparo en revisión 1386/2004. Fomento Agropecuario y Comercial, S.A. de C.V. 5 de noviembre de 2004. Cinco votos. Ponente: Juan Díaz Romero. Secretario: César de Jesús Molina Suárez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>