Curiosidades del Régimen de Incorporación Fiscal

De la autoria del Maestro y C.P Ever, nos expone lo siguiente:

Antes de escribir este artículo, estuve dándole vueltas a como titularlo y, pues se me ocurrió este nombre.

Unas de las cosas que caracterizaba al régimen de pequeños contribuyentes, eran, por un lado, que realizaban sus pagos de contribuciones a base de cuota fija, por otro, que además de la actividad empresarial, tenían la opción de tributar a la par en otro régimen fiscal, tales como sueldos y salarios o arrendamiento, no así por la prestación de servicios profesionales independientes, pues esto los situaba en automático en el régimen de actividades empresariales y profesionales, conocido de forma coloquial como “Régimen General de Ley”.

Estos contribuyentes, los ex-Repecos, tenían las facilidades de no llevar contabilidad, ni expedir comprobantes, cuando las operaciones fueran siempre con el público en general, y solo cuando el monto rebasara los $ 100.00 existía la obligación de expedir comprobante simplificado y entregar la copia del mismo; tampoco se preocupaban de tener un orden en sus negocios, mucho menos de solicitar comprobantes que reunieran los requisitos fiscales, ni de pagar con cheque, tarjeta de crédito, débito o transferencia bancaria; todas las operaciones eran en efectivo.

Ahora, con la reforma fiscal, les cambia completamente el panorama, dado que tendrán que cumplir con todas las obligaciones de forma y fondo, al margen de si pagarán o no impuesto sobre la renta, iva e ieps por el presente año: Tener cuenta bancaria, tarjeta de crédito o débito, contratar el servicio de nómina electrónica, solicitar y expedir comprobantes fiscales digitales por internet, contar con una cuenta de correo electrónico, llevar su contabilidad a través de la plataforma del sat, aunque se dice que no es obligatorio, y por supuesto, aun y cuando las actividades comerciales sean exclusivamente con el público en general, como las efectuaban cuando eran del Repecos, ahora, con la novedad de que no podrán coexistir dos regímenes fiscales, es decir, la actividad debe ser PURA.

Esto trae consecuencias muy graves desde mi punto de vista, dado que, como comento, al no poder tributar bajo la coexistencia de dos regímenes, por ejemplo, régimen de incorporación fiscal – sueldos y salarios, o régimen de incorporación fiscal – arrendamiento de inmuebles, lo que ya de por sí implica un serio problema para estos contribuyentes, más que por la reforma, por la falta de educación y orden en el manejo de sus negocios, ya que invariablemente deben tributar en el régimen de actividades empresariales y profesionales, lo cual resulta más complejo para ellos, y para otros muchos.

Quiero suponer el escenario de uno de los muchos que se han presentado: Un taxista, que trabaja su “cocodrilito comoel Tío Porfirio” – personaje de historietas -, o un Propietario de Cantina. Se dan muchos casos en que los Titulares de este tipo de Concesiones y a pesar que las Leyes respectivas de algunos Estados lo prohibe, las enajenan, y otorgan un Poder General para Pleitos y Cobranzas, Actos de Administración y de Dominio sobre la Concesión en particular, para todo tipo de trámites ante las Autoridades Judiciales y Administrativas.

Sin embargo, el enajenante, una vez efectuada la operación de la venta, en ocasiones se contrata como trabajador, o renta algún inmueble de su propiedad, o realiza otras actividades, claro, esto no lo sabe quien adquirió la concesión y continuó tributando como repeco, pero como el nombre de quien era el Titular de la Concesión, es decir, por un lado, es dueño y no, es contribuyente y no, pues nunca fue captado como tal en en registro federal de contribuyentes.

Ahora, al entrar en vigor el nuevo régimen fiscal, se encuentran con la novedad de que ya no pueden tributar más que en el régimen de actividades empresariales y profesionales, pues aparecen con obligaciones distintas y variadas.

Y aquí viene el otro problema, que quien les enajenó la Concesión, simplemente se deslinda y les dice, es tu problema, yo disminuyo obligaciones y me quedo con las mías, tu arregla tu asunto como puedas.

Otra cosa que me parece curiosa es que se incluyera a la generalidad de contribuyentes del Repeco, dado que existen verdaderos contribuyentes que SI LO SON, pues hay quien realiza actividades como una forma de supervivencia, y quizá, como Terapia Ocupacional para no caer en la Depresión, pues es eso, pedir limosna o delinquir…aunque claro, se “acarreo” parejo, por aquello de los enanos.

En fin, son cosas raras que suceden en este Hermoso País, nuestro México, y que muchas veces por “comodidad” las propias autoridades permiten….y las calamidades comienzan cuando se realizan cambios legales como el que aquí se plantea.

Aunque se dice, se rumora, se comenta, que ahora en febrero, durante “el pacto fiscal”, quien sabe entre quienes será eso, se pretende otorgar la posibilidad de que coExistan los dos regímenes, es decir, Régimen de Tribulación Fiscal y el de Sueldos y Salarios – incluidos los pensionados -.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>