Consentir a los Hijos

728px-Unspoil-a-Child-Step-1-Version-2

Publicado en Comunidad Aurelia Uresti

AMOR NECIO

Saltando de rama en rama, la changuita vio un nido lleno de pajarillos.

Feliz, se acercó para cogerlos; pero todos abrieron sus alas y volaron, excepto el más pequeño.

La changuita lo cogió y se lo llevó.

Le encantaba tanto que lo besaba, lo acariciaba, lo abrazaba y se lo apretaba al corazón, así como hace una madre con su hijo.

La madre de la changuita la miraba sin decir nada.

La changuita gritaba feliz por la selva:

-¡Miren qué bonito!… ¡lo quiero mucho, muchísimo!

Y seguía besando al pajarillo, y lo apretaba tan fuerte… tan fuerte que lo sofocó.

El pajarillo está aún entre las manos de la changuita, pero sin vida.

Este cuento es para aquellos padres que consienten a sus hijos, al grado que los echan a perder.

<<Leonardo da Vinci>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>